Aperturas

  • warning: Creating default object from empty value in /home/temakel/public_html/modules/taxonomy/taxonomy.module on line 1390.
  • strict warning: Only variables should be assigned by reference in /home/temakel/public_html/modules/links/links.inc on line 1121.
  • strict warning: Only variables should be assigned by reference in /home/temakel/public_html/modules/links/links.inc on line 1121.
  • strict warning: Only variables should be assigned by reference in /home/temakel/public_html/modules/links/links.inc on line 1121.
  • strict warning: Only variables should be assigned by reference in /home/temakel/public_html/modules/links/links.inc on line 1121.
  • strict warning: Only variables should be assigned by reference in /home/temakel/public_html/modules/links/links.inc on line 1121.
  • strict warning: Only variables should be assigned by reference in /home/temakel/public_html/modules/links/links.inc on line 1121.
  • strict warning: Only variables should be assigned by reference in /home/temakel/public_html/modules/links/links.inc on line 1121.
  • strict warning: Only variables should be assigned by reference in /home/temakel/public_html/modules/links/links.inc on line 1121.

William Golding y una visión dentro del templo medieval


En todos las culturas, el templo es lugar sagrado. Sitio mágico que obsequia al hombre alas de fuego para deslizarse en lo divino. Estar dentro del templo puede ser latir en los nervios más vitales de lo real. Esto es lo que le ocurre a un religioso medieval, Jocelin, en una obra de William Golding, el autor del Señor de las moscas. A continuación, el relato de una visión, de un renacimiento con ojos de lince o águila.

San Francisco de Asís y su cántico del Hermano

CANTICO DEL HERMANO SOL
(...) Loado seas, mi Señor, con todas tus criaturas,
especialmente el hermano Sol,
el cual hace el día y nos da la luz.
Y es bello y radiante con gran esplendor;
Y de Ti, Altísimo, nos hace mención.
Loado seas, mi Señor, por la hermana luna y las estrellas;
en el cielo las has formado claras y preciosas y bellas.
Loado seas, mi Señor, por la hermana agua
la cual es muy útil, y humilde, y preciosa, y casta.
Loado seas, mi Señor, por el hermano fuego,
con el cual alumbras la noche,

Una leyenda del Norte Argentino: la madre de los Ríos y los arroyos

    La imaginación mítica cree que todo emerge de una mágica fuerza creadora. Lo físico no surge de sí mismo, sino de un poder poético, sagrado y creador. Los viejos mitos y leyendas lo saben. Lo sabe esta leyenda de la provincia argentina de Salta. Un relato fue recogido en los altos de las Cumbres de Toconqui, de labios de don Hilarión Fuentes, un anciano guanaquero que vivía en el caserío de Chachas, a orillas del salar de Arizaro, casi en la frontera entre el norte de Salta y la república de Chile.

 LA MADRE DE LOS RIOS Y LOS ARROYOS

Manuel Castilla y su poema El gozante

    Poesía... percepción de la sagrada danza de los colores y formas del mundo por el poeta. El poeta que se funde con lo que contempla. El poeta que observa el bosque y el mar, y es lo observado. Es el árbol y el agua.

La música y el mito japonés de Amaterasu

    En el comienzo, la música fue escalera privilegiada hacia el cielo divino. Hacia lo sagrado. Acaso todo sea sonido, musicalidad audible o inaudible. Los viejos mitos, las sabias leyendas, lo saben, lo comprenden. Dicen la verdad de la interna música de la existencia de manera explícita o encubierta. Aqui presentaremos dos manifestaciones de la olvidada dimensión divina de lo musical. Primero la historia del maestro del tono; y, luego, el mito japonés de Amaterasu.

 

 

Teilhard de Chardin y su Himno a la materia

 Teilhard de Chardin (1881-1955):  geólogo, paleontólogo, y místico. El Himno a la Materia emergió de su veneración por el espíritu derramado entre los cálices y joyas de cada forma material. Hoy por hoy, nos agobian las separaciones, los opuestos sin aparente reconciliación. La separación, la oposición, entre el discurso político y la ética; y entre las apariencias de orden y civilización y la continua realidad de la violencia y la miseria de millones de seres humanos. Y también desmembra nuestro aliento la oposición entre la materia y el espíritu.

Carta a un rehén, de Antoine Saint-Exupery

Antoine de Saint-Exupéry, ser de sensibles alas que voló en las amplitudes del cielo y en las finezas de la creación y el espíritu. No sólo el noble Principito nació del huerto de su imaginar. De sus dedos emplumados también surgieron las vetas y el oro de estos pensamientos...

 

El discurso del jefe Seatlle


El  gobierno de los Estados Unidos le propuso a un pueblo indígena la compra de sus tierras. Esta fue la célebre respuesta que le envió el jefe Seatlle...   
Encontrémonos con el discurso pronunciado por el jefe Seattle, que le dio nombre a la ciudad de Seattle.