Aperturas

  • warning: Creating default object from empty value in /home/temakel/public_html/modules/taxonomy/taxonomy.module on line 1390.
  • strict warning: Only variables should be assigned by reference in /home/temakel/public_html/modules/links/links.inc on line 1121.
  • strict warning: Only variables should be assigned by reference in /home/temakel/public_html/modules/links/links.inc on line 1121.
  • strict warning: Only variables should be assigned by reference in /home/temakel/public_html/modules/links/links.inc on line 1121.
  • strict warning: Only variables should be assigned by reference in /home/temakel/public_html/modules/links/links.inc on line 1121.
  • strict warning: Only variables should be assigned by reference in /home/temakel/public_html/modules/links/links.inc on line 1121.
  • strict warning: Only variables should be assigned by reference in /home/temakel/public_html/modules/links/links.inc on line 1121.
  • strict warning: Only variables should be assigned by reference in /home/temakel/public_html/modules/links/links.inc on line 1121.
  • strict warning: Only variables should be assigned by reference in /home/temakel/public_html/modules/links/links.inc on line 1121.
  • strict warning: Only variables should be assigned by reference in /home/temakel/public_html/modules/links/links.inc on line 1121.
  • strict warning: Only variables should be assigned by reference in /home/temakel/public_html/modules/links/links.inc on line 1121.

El Gran Inquisidor, en los Hermanos Karamazov, de Fedor Dostoievski

   El gran escritor ruso creador de Crimen y castigo albergó, en su fuero personal, una honda creencia en lo divino. Pero no todos los personajes de su literatura compartieron la esperanza en un garantía divina de la final felicidad y realización de la humanidad. El conflicto entre la creencia mística en la trascendencia y el escepticismo amargo y sin ilusiones vive en Los hermanos Karamazov. Un conflicto que encarnan Aliocha Karamazov, joven de místicos fervores,  e Iván Karamazov, personaje negador de cualquier plenitud divina.

El Egipto perdido, texto anónimo del Libro de Asclepios en el Corpus hermeticum


  Los textos que hoy se conocen como el Corpus hermeticum comenzaron a ser escritos por plumas anónimas, seguramente de origen griego, en Alejandría, gran faro de la cultura  helenística, en el siglo I d.C. En ese entonces, mucho antes de la mirada romántica moderna,  surge una visión nostálgica por el Egipto perdido, el Egipto de la sabiduría, los templos y los profundos ritos.

Deseo de Gloria, poema por Esteban Ierardo


DESEO DE GLORIA
Poema por Esteban Ierardo

 

Carta abierta para quienes deseen ser músicos, por Karlheinz Stockhausen

   Stockhausen es uno de los grandes músicos de la vanguardia musical del siglo XX. Para Stockhausen: " la mayoría de los músicos que practican la música hoy en día están realizando una acción automática -incoscientemente- y han perdido el entusiasmo que tal vez tuvieron durante un breve lapso cuando eran muy jóvenes y estaban muy decididos con respecto a la música como profesión. Debemos construir nuevamente desde el principio, y una vez más debemos despertar ese entusiasmo original, o sino abandonar la música".

La profesión de fe, de Henry David Thoreau

   Henry David Thoreau nació en 1817 en Concord, Massachussetts. En 1845 se construyó una cabaña de troncos. Durante dos años vivió cerca de las orillas de un lago. De esa experiencia nacería una de sus obras más recordadas: Walden. En 1848 se negó a pagar los impuestos porque esos fondos compulsivos eran derivados a la guerra de Estados Unidos contra México. Entonces, fue encarcelado. La compasión de algunos amigos, pagó después la fianza. Thoreau entonces dictó una célebre conferencia que, en lengua castellana, se divulgó como el Ensayo sobre la desobediencia civil.

Los ríos metafísicos en Rayuela

   El gran escritor argentino Julio Cortázar esculpió un universo de estilos y perplejidades estéticas y filosóficas en su novela fundamental: Rayuela. En ella, en el capítulo 79 de Rayuela, se plasma una nueva teoría de la novela, la fe literaria de que a través de un nuevo escribir puede cristalizarse el nacimiento de un nuevo hombre. En Rayuela hierve también la aspiración a lo absoluto. Horacio Oliveira es un cazador, fatídico y compulsivo, de la idea de totalidad.

El nombre secreto y el campamento, por Héctor Murena

   Héctor Murena ( 1923-75) es uno de los grandes olvidados de la literatura y el ensayismo argentinos. Su obra, consistente en novelas, poesías y ensayos, permanece hoy casi ignorada. No siempre fue así. En la década de 60', la literatura argentina soplaba desde la senda murenista o antimurenista. Fue promovido por Victoria Ocampo pero, a la vez, recibió el rechazo del grupo allegado a la famosa Revista sur.

La única creencia de las religiones, y Ricardo Rojas

Desde la atalaya de la fe cristiana, las otras religiones parecen valles inferiores, nebulosos y quiméricos. La tendencia de la tradición judeo-cristiana a presentarse como única llama de la verdad, ha provocado el desinterés, el desconocimiento y un desprecio hacia las creencias en lo divino de otras tradiciones religiosas. Este particularismo estrecho, ríspido, sofoca la amplitud de una conciencia universal. Lo anplio contra lo ríspido. En una sensible amplitud hierve el calor universal de Ricardo Rojas con su El Cristo Invisible, obra olvidada de la literatura argentina.

El sueño despierto o el ensueño dirigido, por Soledad Fernandez Mouján

   En los sueños moran imágenes que expresan el conflicto, el dolor. Pero lo onírico y sus formas también pueden ser comunicación con un vacío, un espacio interior previo al yo. Allí palpita no sólo lo reprimido sino también un posible mar de fuerzas creadoras y sagradas.

Rodolfo Kusch y el vivir sin magia

     Rodolfo Kusch es una de nuestras personalidades olvidadas. Su obra tuvo muy escasa aceptación en Argentina. En cambio, en Latinoamérica mereció elogios, atentas lecturas, y la aceptación de que, a través de su pensar, se rescata la dignidad filosófica de las cosmovisiones indígenas americanas. Kusch cristalizó un gesto intelectual intolerable para el común de los académicos: aprovechó una formación clásica en filosofía occidental no para desentrañar lo ya pensado por alguna de las consagradas luminarias del pensamiento europeo.