Mitos y leyendas patagónicos

Patagonia Mítica, mitos de la patagonia.

  • warning: Creating default object from empty value in /home/temakel/public_html/modules/taxonomy/taxonomy.module on line 1390.
  • strict warning: Only variables should be assigned by reference in /home/temakel/public_html/modules/links/links.inc on line 1121.
  • strict warning: Only variables should be assigned by reference in /home/temakel/public_html/modules/links/links.inc on line 1121.
  • strict warning: Only variables should be assigned by reference in /home/temakel/public_html/modules/links/links.inc on line 1121.
  • strict warning: Only variables should be assigned by reference in /home/temakel/public_html/modules/links/links.inc on line 1121.
  • strict warning: Only variables should be assigned by reference in /home/temakel/public_html/modules/links/links.inc on line 1121.
  • strict warning: Only variables should be assigned by reference in /home/temakel/public_html/modules/links/links.inc on line 1121.
  • strict warning: Only variables should be assigned by reference in /home/temakel/public_html/modules/links/links.inc on line 1121.
  • strict warning: Only variables should be assigned by reference in /home/temakel/public_html/modules/links/links.inc on line 1121.
  • strict warning: Only variables should be assigned by reference in /home/temakel/public_html/modules/links/links.inc on line 1121.
  • strict warning: Only variables should be assigned by reference in /home/temakel/public_html/modules/links/links.inc on line 1121.

El extraño Imbunche


    El Imbunche o Machucho de la Cueva es un personaje antropomorfo contrahecho. Criado completamente desnutrido y mal alimentado. Tiene la pierna derecha quebrada y pegada a la espalda.  De este modo se imposibilita su huida cuando pequeño, y más tarde se impide su alejamiento de la Cueva, de la cual es guardián.

 

   Se trata de un niño regalado a la Mayoría por su padre brujo, o bien raptado del seno de alguna familia para destinarlo a la custodia de la Cueva. En su crianza se le suministra leche de "gata" (nodriza india); más tarde, carne de "cabrito" (párvulo) y, en su edad adulta, de "chivo" (individuo adulto).

El abominable Trauco


  Este es un personaje pequeñito, de no más de una vara de estatura (63 centímetros). De aspecto desagradable, muy forzudo, es capaz de derribar un árbol de tres hachazos. Va vestido de quilineja y no se separa jamás de su "toki" (hacha de piedra), con la cual anuncia su presencia en el bosque. En tierra va apoyado sobre un rústico bastón,  el "pahueldún", un palo retorcido.

La Pincoya, la divinidad chilota del mar


    La Pincoya es una especie de nereida del mar. Mujer de hermosura incomparable, de temperamento alegre y de gran femeneidad. Durante las noches de luna llena suele salir de la orilla, ataviada con un maravilloso traje de hojas para entregarse, a eso de la medianoche, a una frenética capaz de "enlesar" hasta a los peces.

El Caleuche: el barco de los brujos


   Hace algunos años visité la Isla de Chiloé. Una isla de pasión marinera, bellaza natural y una rica tradición mitológica. Que procede de diversas etnias. Chonos, huilliches, incas, mapuches. En la ciudad de Castro, di con un valioso libro, muy documentado, y consumado con respeto y dedicación por Narciso García Barría. En este libro nos ofrece varias de las leyendas y personajes mitológicos que aún sobreviven en la Isla Chiloé, en el sur de Chile, y cuyo ecos también perduran entre los mapuches de la Patagonia Chilena y Argentina. En este momento de Mitos y leyendas patagónicos de Temakel le presentamos la leyenda del Caleuche, el barco de los brujos, hermano, en su condición fantástica, del barco fantasma del holandés errante que inspiró una famosa opera wagneriana. Aquí veremos las posibles raíces de esta esencial leyenda del sur de América.   

E.I

El lago Lácar y su ciudad muerta

 
   Presentamos aquí una versión de la leyenda en torno al lago Lácar de procedencia mapuche. Este leyenda  fue recogida por  Bertha Koessler-Ilg, una de las principales recopiladoras de mitos y leyendas araucanas.

La leyenda de la Cueva de las Manos


    La Cueva de las Manos es uno de los lugares más paradigmáticos de la Patagonia. Se encuentra en la Provincia de Santa Cruz, cerca del Río Pinturas, en la Patagonia Argentina. En las paredes de una cueva se estampan misteriosas y antiquísimas figuras de manos de diversos colores.

El secreto de la vida y de la muerte


   Esta leyenda, que probablemente sea de origen pehuenche o quizás tehuelche, fue relatada por doña Virginia Hueñuñanco, una anciana pikumche de la reservación de Millaqueo, en la zona de  Las Lajas, provincia del Neuquén, quien alegaba ser descendiente  de una machi de esa tribu, y ser machi ella misma.

 

 

El origen del pinsha o colibrí


La influencia inca fue decisiva en toda la región patagónica, a uno y otro  lado de la Cordillera de los Andes, a tal punto que hasta provocó el traslado de los araucanos a territorio argentino, a través de las altas cumbres, en busca de terrenos de pastoreo y lugares para erigir sus rucas. Este sucedido (1) fue recogido en la reservación huiliche de Cañicul, en el departamento de Lácar, al suroeste de la provincia del Neuquén.

La furia del volcán Lanín


      El volcán Lanín, situado dentro del Parque Nacional del mismo nombre, en las proximidades de la ciudad de Junín de los Andes, provincia del Neuquén, tiene, como la gran mayoría de los accidentes geográficos patagónicos, una representación importante dentro de la simbología mapuche, especialmente en las leyendas huiliches, que lo consideraban la morada de uno de los Pillán más aterradores de la cosmogonía indígena de la región.
     Entre las distintas versiones que circulan sobre este personaje mitológico, hemos elegido una versión recogida por Mathew Reynard, un etnógrafo californiano, y publicada en el Ethnographic Society Journal, ya en el año 1892.

 

 

 

El milagro del pehuén


   El pehuén o araucaria  es un árbol sumamente particular, pero quizás su característica más peculiar resida en que crece casi exclusivamente (con muy escasas excepciones) en una zona cordillerana que abarca desde la región de Copahue hasta el lago Huelchulafkeñ. Esta circunstancia ha hecho que una rama de los mapuches, habitantes de la zona mencionada, recibieran el nombre de pehuenches, precisamente por venerar a dicho árbol, y tener a sus semillas como fuente principal de alimento.