Viajeros y exploradores

  • warning: Creating default object from empty value in /home/temakel/public_html/modules/taxonomy/taxonomy.module on line 1390.
  • strict warning: Only variables should be assigned by reference in /home/temakel/public_html/modules/links/links.inc on line 1121.
  • strict warning: Only variables should be assigned by reference in /home/temakel/public_html/modules/links/links.inc on line 1121.
  • strict warning: Only variables should be assigned by reference in /home/temakel/public_html/modules/links/links.inc on line 1121.
  • strict warning: Only variables should be assigned by reference in /home/temakel/public_html/modules/links/links.inc on line 1121.
  • strict warning: Only variables should be assigned by reference in /home/temakel/public_html/modules/links/links.inc on line 1121.
  • strict warning: Only variables should be assigned by reference in /home/temakel/public_html/modules/links/links.inc on line 1121.
  • strict warning: Only variables should be assigned by reference in /home/temakel/public_html/modules/links/links.inc on line 1121.
  • strict warning: Only variables should be assigned by reference in /home/temakel/public_html/modules/links/links.inc on line 1121.
  • strict warning: Only variables should be assigned by reference in /home/temakel/public_html/modules/links/links.inc on line 1121.
  • strict warning: Only variables should be assigned by reference in /home/temakel/public_html/modules/links/links.inc on line 1121.

Baychimo: el buque oculto entre los hielos


BAYCHIMO: EL BUQUE OCULTO ENTRE LOS HIELOS

La fantástica historia de un barco fantasma en el mundo moderno
Por David Guston

 

El relato del naufrago egipcio o la Isla de la Serpiente


  En este relato del antiguo Egipto, llamado también La isla de la Serpiente, un egipcio narra sus extraordinarias peripecias: después de zarpar de un puerto del Mar Rojo hacia la región del Sinaí, su nave naufragó. Fue a dar así a una isla maravillosa, cuya dueña y señora, una serpiente, lo recibió con grandes muestras de amistad y lo devolvió a su país colmado de regalos. A su regreso a Egipto, el rey lo acogió cordialmente, elevándolo a la categoría de Compañero.

      La isla donde una ola de la Muy Verde arrojó al náufrago se llama "la isla del ka".

Richard Burton, traductor de Las mil y una noches y la busca de las fuentes del Nilo


  Tal vez haya sido uno de los más grandes exploradores de todos los tiempos. No obstante, Richard F. Burton, militar, filólogo y prolífico escritor, fue antes que nada, un rebelde por antonomasia. Autor de una famosa traducción al inglés de Las mil y una noches ( muy estimada por el gran escritor J.L. Borges), en 1856, fue designado por la Real Sociedad Geográfica, de Londres, para encabezar la expedición para hallar las fuentes del Nilo, Burton tenía 35 años y su nombre ya era famoso en todo el mundo. A esa edad era un individuo inquieto, extravagante, audaz y terriblemente brillante. A los 18 años ya dominaba media docena de idiomas. Y en total llegó a hablar y escribir correctamente 29 lenguas, además de varios dialectos hasta sumar 40. A los 21 años comenzó su carrera de trotamundos haciéndose expulsar de la Universidad de Oxford, donde era considerado un genio.

Viaje hacia Yama, rey del infierno tibetano


VIAJE HACIA YAMA, REY DEL INFIERNO TIBETANO

Por Harrison Forman

 

   Hacia largos años que me atraían con irresistible hechizo las mágicas leyendas de la tierra prohibida del Tibet. Cuando fui a China, a vender cañones antiaéreos al Gobierno, después de cumplir mi cometido me dediqué a estudiar esas leyendas. Organicé una expedición cinematográfica al Turquestán Oriental de China. Desde allí me interné en las soledades inmensas del Tibet. Dos jóvenes que me acompañaban murieron a manos de los bandidos: pero en el viejo Sherap, hechicero tibetano, tuve la suerte de encontrar un compañero y un guía. Gracias a mi habilidad para sacar los demonios del cuerpo con un portentoso conjuro de las sales de sulfato de magnesia, del aceite de ricino y de ungüentos y polvos, me tuvo por uno de los suyos y me inició en la ciencia de los sortilegios del Tibet.

La larga caminata


  Un viaje poco difundido: el de un fotógrafo argentino que acometió la insólita caminata de varios miles de kilómetros a través de la célebre Muralla China. Ideada originalmente como defensa contra el ataque de pueblos del Norte, la Muralla China se construyó en varias etapas.  Tomó forma como tal por instrucciones de Qin Shi Huangdi (259-210a.C), primer emperador de China, que en realidad habría decidido unir las distintas murallas más pequeñas ya existentes. Aunque hubo siglos enteros en los que no se añadió un solo metro, el último agregado data del siglo XVll.

Alexander Von Humboldt y el monte Chimborazo


    Alexander Von Humboldt (1769-1859) fue el gran viajero, geógrafo y naturalista alemán. Estudió la flora, la fauna, geología y arqueología de muchos países sudamericanos. Descubrió la llamada corriente de Humboldt. Entre sus obras se destacan: Viajes equinocciales al Nuevo Continente, Consideraciones sobre la naturaleza, Cosmos o descripción física del mundo.

El viajero John Muir y las auroras en Alaska


     En sus Viajes por Alaska, John Muir (1838-1914) relata sus exploraciones a través de territorios vírgenes y agrestes. Muir fue explorador, geólogo, botánico. Exploró las islas, ríos y glaciales del área de Wrangell. Compartió largos trayectos de canoa con los indios Stickeen, quienes lo nombraron miembro honorario de su tribu.

El primer visitante solitario del Polo Norte


  El Polo Norte respira solitario. Su nieve, su viento y su cielo no necesitan del hombre. Pero, quizá, recibe con beneplácito y sorpresa al explorador, también solitario, que acude a su encuentro. En 1978, el japonés Naomi Uemura fue el primer hombre en arribar solo al Polo Norte.

Viajeros y exploradores del Oriente y el Occidente musulmán

     «Mi alma me movió a abandonarla y a vagar errante, porque el agua es más pura en la nube que en el charco». Al-A’ma al-Tutilí (m. 1126), poeta andalusí.

La olvidada expedición de Douglas Mawson


   A los quince años aproximadamente, en un número del Selecciones del Reader´s Digest,  leí el relato de una epopeya antártica. Me impresionó vívidamente. No sabía entonces que dos décadas después existirían vías de comunicación electrónica, como este sitio, donde hoy puedo difundir un latido heroico olvidado. Injustamente olvidado. La exploración del australiano Douglas Mawson (su imagen a la izquierda).